martes, 23 de noviembre de 2010

En el camino interminable...


He renacido con partes yertas
tras atravesar la muerte del deseo,
sin comprensión del destino reanudo de nuevo el paso,
el alma llena de dudas más pesa
y la incertidumbre ha dañado
el báculo de la esperanza
que durante la senda me ha acompañado.

He perdido lo que no tenía
y los sentimientos glaciales
el corazón enfrían.

No controlo el tiempo y sólo la voluntad anima,
si pensé en recompensa
la muda contemplación
del trecho recorrido
me dice que será vano el intento
detrás de la colina siempre habrá otra colina,
el fuego del impulso llamea en el coraje
transformada en confusión
la rabia contenida,
dócil acatamiento a lo insondable,
la mente no abarca
lo que superior designa.

Mariant Iberi.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails