miércoles, 2 de junio de 2010

En contemplación lejana


Un árbol estéril
se alza en la montaña
soberbio se mece al viento
deslumbrante en su belleza,
de los caminantes a su sombra
oye hablar
no pueden explicar su extrañeza
que tan bello
solitario se encuentre en ese lugar.
Llenas de renuncias todas sus ramas
en lugar de dar frutos,
dá lágrimas,
un destino del que no conoció la causa.
En contemplación lejana
siempre está sólo
en la montaña.

Mariant Íberi.
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails